t_secret_key = 'pon aquí tu frase aleatoria'; ?> Política y Empresa en América Latina y España 2012

Informe 2012

Empresarios, gobernantes y legisladores de América Latina, España y Portugal analizan en profundidad la relación entre los gobiernos y las empresas en el cuarto estudio elaborado por LLORENTE & CUENCA, en colaboración con CEOE e Instituto de Iberoamérica (Universidad de Salamanca).


Solicitar informe
================================== end Maindiv -->

Argentina

La muestra en Argentina comprende 194 personas, de las cuales 121 son empresarios y 73 gobernantes y políticos. Las conclusiones más importantes de la encuesta son las siguientes:

  • Disparidad de criterios entre empresarios, gobernantes y políticos. Para el 38% de los empresarios el contacto entre las empresas y el Gobierno es escaso y para el 24,8% nulo. Sin embargo, el 19,2% de los gobernantes y políticos objeto del estudio declara que el contacto es suficiente, el 27,4% que es frecuente y el 15,1% constante. En 2011, el 50% de los empresarios opinó que el contacto entre las empresas y el Gobierno era suficiente y el 20% frecuente, mientras que el 30% de los gobernantes y políticos declaró que éste era suficiente y otro 30% frecuente.
  • Tanto empresarios como gobernantes y políticos entienden que el flujo de información que sostienen es bueno, aunque los gobernantes y políticos son más positivos en su valoración. Así, los empresarios argentinos reconocen que el conocimiento que tienen respecto a las políticas económicas y empresariales del Gobierno es en un 21,5% suficiente, en un 24,8% considerable y en un 9,1% muy considerable. Los gobernantes y políticos, por su parte, contestan que el conocimiento que tienen respecto a las demandas empresariales es en un 52,1% suficiente, en un 32,9% considerable y en un 6,8% muy considerable. En el caso del informe del pasado año, el 35% de los empresarios señaló que el conocimiento que tenían respecto a las políticas económicas y empresariales del Gobierno era suficiente, y otro 20% que era escaso; por un 25% de los gobernantes y políticos que comentó que su conocimiento de las demandas empresariales era suficiente, el 35% considerable y otro 35% muy considerable.
  • Los empresarios tienen una visión más crítica sobre la influencia que tienen las empresas en el diseño de las políticas económicas del Gobierno. El 47,1% de los empresarios advierten que es escasa y el 22,3% nula. Sin embargo, los políticos argumentan en una proporción del 39,7% que la influencia de la empresas es suficiente, un 16,4% considerable y un 2,7% muy considerable. Es el mismo panorama que en el pasado año, cuando el 20% de los empresarios señalaron que es escasa y el 5% nula, y los políticos argumentaron en una proporción del 35% que la influencia de la empresas era escasa y en un 25% que era nula.
  • La mayor parte de los empresarios argentinos preguntados, el 66,9%, desaprueba la confianza que la política del Gobierno genera en las empresas: el 40,5% dice que es escasa y el 26,4% nula. El 61,7% de los políticos y gobernantes aprueba la confianza que la política del Gobierno genera en las empresas: el 42,5% suficiente, el 17,8% alta y el 1,4% muy alta. Durante 2011 los empresarios argentinos reconocieron en una proporción del 85% que aprobaban la confianza que la política del Gobierno generaba en las empresas, pues el 25% lo entendió suficiente, el 45% alta y el 15% muy alta; y el 80% de los políticos y gobernantes también aprobó la confianza que la política del Gobierno generó en las empresas, ya que el 25% lo encontró suficiente, el 25% alta y el 30% muy alta.
  • La mayoría de los empresarios, el 63,6%, comenta que la colaboración del Gobierno del país al sector empresarial es escasa o nula. El 43,8% de los políticos consultados señala que la colaboración del sector empresarial a la actividad del Gobierno es escasa y el 2,7% nula. También se observó algo parecido el pasado ejercicio, en tanto que el 65% de los empresarios comentó que la colaboración del Gobierno del país al sector empresarial era suficiente o alta, por un 30% de los políticos consultados que señaló que la colaboración del sector empresarial a la actividad del Gobierno era escasa y el 35% nula.
  • El 51,2% de los empresarios dice que la aceptación de la política económica gubernamental entre las empresas es baja y el 12,4% muy baja. El 38,4% de los gobernantes opina que la aceptación que tiene la política económica gubernamental entre las empresas es suficiente, el 20,5% alta y el 1,4% muy alta. En 2011 el 45% de los empresarios comentó que la aceptación de la política económica gubernamental entre las empresas era suficiente, el 20% baja y el 10% muy baja, por un 45% de los gobernantes que sostuvo que era suficiente, un 10% baja y un 5% muy baja.
  • Criterios parecidos respecto a si la política exterior del Gobierno apoya a las empresas: el 35,5% de los empresarios responde poco y el 29,8% nada; entre los gobernantes, el 35,6% poco y el 8,2% nada. En la misma línea se observaron los resultados de la pasada edición del estudio, cuando el 30% de los empresarios respondió suficiente, el 40% bastante y el 10% mucho; entre los gobernantes, 15% suficiente, 30% bastante y 45% mucho.
  • Los empresarios reclaman mayor seguridad jurídica en las empresas del país: el 36,4% señala que es baja y el 22,3% que es muy baja. Sin embargo, los gobernantes y políticos argentinos son mucho más positivos al ponderar el grado de seguridad jurídica de las empresas de su país: el 35,6% suficiente, el 24,7% alta y el 11% muy alta. Esa diferencia de opiniones también se constató el año pasado, ya que el 35% de los empresarios contestó suficiente, el 20% baja y el 15% muy baja, por un 15% de los políticos que respondieron suficiente, un 30% alta y un 35% muy alta.
  • Hay una opinión conjunta sobre el hecho de que se puede mejorar la contribución de las empresas en materia de responsabilidad social corporativa. El 25,6% de los empresarios reconoce que la contribución de las empresas en su país en materia de responsabilidad social corporativa es suficiente, pero el 36,4% poco y el 14,9% nada. Y mientras el 11% de los políticos argumenta que es suficiente, el 76,7% poco y otro 2,7% nada. Lo mismo ocurrió en 2011, ejercicio en el que el 35% de los empresarios argentinos reconoció que la contribución de las empresas en su país en materia de responsabilidad social corporativa era suficiente, pero el 25% poco y el 15% nada; mientras que el 20% de los políticos argumentó que era suficiente, el 25% poco y otro 25% nada.
  • Las medidas en el mercado laboral (abaratar el despido, reducir jornada laboral y sueldos, y variar el salario mínimo interprofesional) son las más solicitadas, tanto por empresarios (91,7%) como por gobernantes y políticos (67,1%), como medidas urgentes para afrontar los retos económicos del país. Los empresarios sostienen que en segundo lugar se deberían adoptar las medidas en la deuda pública (controlar el gasto, reducir plantillas y controlar la gestión eficaz de las inversiones), con un 7,4% de respuestas, y en tercer lugar medidas en la política monetaria, con un 0,8% de contestaciones. Los gobernantes y políticos sostienen que en segundo lugar están las medidas en la deuda pública (31,5%) y en tercera posición las medidas fiscales (1,4%). Pero en 2011 los empresarios apostaron por las medidas fiscales, 20%, las medidas en política monetaria, 20% y las medidas en política social, 20%, como las más urgentes que deberían acordar empresarios y Gobierno para afrontar la situación económica del país. Los gobernantes y políticos en 2011 dieron prioridad a todas las medidas expuestas con la misma proporción (15% de las respuestas).
  • Los empresarios argentinos señalan que la primera característica que debe tener un buen político es la honradez, la segunda una amplia formación educativa y conocimientos técnicos, y la tercera carisma. Los gobernantes y políticos comentan que la primera característica que debe tener un buen empresario es capacidad para identificar los problemas y las soluciones, en segundo lugar, comprometido con su labor empresarial y, en tercer lugar, amplia formación educativa y conocimientos técnicos.