t_secret_key = 'pon aquí tu frase aleatoria'; ?> Política y Empresa en América Latina y España 2012

Informe 2012

Empresarios, gobernantes y legisladores de América Latina, España y Portugal analizan en profundidad la relación entre los gobiernos y las empresas en el cuarto estudio elaborado por LLORENTE & CUENCA, en colaboración con CEOE e Instituto de Iberoamérica (Universidad de Salamanca).


Solicitar informe
================================== end Maindiv -->

Ecuador

La muestra en Ecuador está compuesta por 134 dirigentes, de los cuales 84 son empresarios y 50 gobernantes y políticos. Las conclusiones más importantes de la encuesta en el país son las siguientes:

  • El contacto entre las empresas y el Gobierno tiene una percepción diferente entre los dos sectores encuestados: por un lado, los empresarios contestan que es en un 21,4% suficiente, en un 45,2% escaso y en un 4,8% nulo; por otro, los gobernantes entienden que es suficiente en un 20%, frecuente en un 44% y constante en un 12%. En 2011 los resultados fueron muy diferentes: los empresarios sostuvieron en un 61% que el contacto era escaso, y en un 8% nulo; los gobernantes y políticos se pronunciaron en el mismo sentido, aunque con unas proporciones algo distintas, pues en un 42% fue escaso y en un 16% suficiente.
  • Parece que ha mejorado el flujo de comunicación entre empresarios y gobernantes: los empresarios comentan en un 27,4% que el conocimiento que tienen respecto a las políticas económicas y empresariales del Gobierno es suficiente, el 52,4% considerable y el 7,1% muy considerable; y los gobernantes y políticos que el conocimiento que tienen respecto a las demandas empresariales es en un 30% suficiente, en un 28% considerable y en un 8% muy considerable. Sin embargo, en la pasada edición del estudio la falta de información pareció evidente, en tanto que los empresarios señalaron con un 38% y un 7%, respectivamente, que el conocimiento que tienen respecto a las políticas empresariales del Gobierno era escaso y nulo; los gobernantes y políticos, por su parte, sostuvieron en un 35% de las respuestas que el conocimiento que tenían respecto a las demandas empresariales era escaso y en un 9% nulo.
  • La influencia de las empresas en el diseño de las políticas económicas del Gobierno sigue teniendo bastante margen de mejora: el 50% de los empresarios reconoce que es escasa y el 13,1% que es nula; los políticos en un 32% dicen que es escasa y en un 8% nula. Es verdad que el año pasado los resultados fueron mucho más preocupantes, en tanto que los empresarios contestaron en un 42% escasa y en un 32% nula; y los gobernantes en un 28% escasa y en un 21% nula.
  • Un año más, parece que la confianza que la política del Gobierno genera en las empresas debe mejorarse: los empresarios contestan en un 28,6% que es suficiente, en un 53,6% escasa y en un 9,5% nula; por un 38% de gobernantes que responde suficiente, un 28% escasa y un 12% nula. En 2011 había la misma tendencia respecto a la confianza que la política del Gobierno generaba en las empresas: los empresarios con un 53% en la opción escasa y un 25% en la nula fueron los más críticos. Y los gobernantes y políticos también se polarizaron ese año en el mismo sentido que los empresarios, con un 56% en el rango escaso y un 9% en nula.
  • También este año las redes de trabajo conjuntas entre el mundo empresarial y el político parecen necesitar una revisión. Así, el 31% de los empresarios contesta que la colaboración del Gobierno al sector empresarial es suficiente, el 53,6% escasa y el 6% nula; los gobernantes en un 36% que es suficiente, en un 30% que es escasa y en un 2% que es nula. En el informe del pasado año el 62% de los empresarios sostuvo que la colaboración del Gobierno al sector empresarial era escasa y el 13% nula; los gobernantes argumentaron con un 42% de respuestas en la opción escasa y con un 7% en nula que el apoyo del sector empresarial a la actividad del Gobierno estaba en términos deficitarios.
  • Como ocurrió el año pasado, los empresarios y los gobernantes ecuatorianos son críticos con la aceptación que tiene la política gubernamental entre las empresas, aunque en proporciones menos abultadas: los empresarios responden en un 28,6% suficiente, en un 50% baja y en un 9,5% muy baja; los gobernantes en un 32% suficiente, en un 34% baja y en un 6% muy baja. En 2011 los resultados fueron más notorios respecto a la crítica: los empresarios contestaron en un 43% baja y en un 25% muy baja; los gobernantes en un 56% baja y en un 12% muy baja.
  • Los empresarios sostienen de nuevo una posición más dura a la hora de evaluar el apoyo de la política exterior del Gobierno a la actividad de las empresas (56% poco y 17,9% nada) que los políticos consultados (22% poco y 14% nada). En el ejercicio anterior las posiciones ya originaron ese desequilibrio entre empresarios (48% poco y 32% nada) y políticos (39% poco y 23% nada).
  • Empresarios y políticos en Ecuador reclaman más seguridad jurídica: los empresarios con un 44% de respuestas en la opción baja y un 14,3% en muy baja; los gobernantes con un 30% de contestaciones en baja y un 14% en muy baja. Pero el año pasado las posiciones eran mucho más críticas en ambos sectores de públicos, pues los gobernantes señalaron con un 49% baja y con un 34% muy baja, por un 51% de contestaciones de los gobernantes en baja y un 12% en muy baja.
  • Los empresarios califican de suficiente (48,8%) la medida en que las empresas de su país operan de acuerdo a los principios de la responsabilidad social corporativa; un 33,3% recae en poco y un 2,4% en nada. Los gobernantes ecuatorianos reconocen en un 30% que es suficiente, en un 22% poco y en un 4% nada. En 2011 también se coligió de las respuestas de empresarios y políticos que la contribución de las empresas en materia de responsabilidad social corporativa era deficiente en Ecuador: los empresarios opinaron en un 55% que era baja y en un 8% muy baja; los políticos esgrimieron con un 56% que era baja y con un 7% que era muy baja.
  • Los empresarios ecuatorianos apuntan con un 57,1% de las respuestas que las medidas en el mercado laboral son las medidas más urgentes para ser acordadas por empresarios y Gobierno de cara a afrontar la situación económica del país, seguidas de las medidas en la deuda pública (15,5%) y las medias fiscales (14,3%). Los gobernantes y políticos también entienden que las medidas en el mercado laboral (42%) son las más urgentes, seguidas en este caso de las medidas fiscales (26%) y las medidas en la deuda pública (10%). En 2011, empresarios y políticos estuvieron de acuerdo en que las medidas en el mercado laboral eran las más urgentes (los empresarios con un 36% de las respuestas y los gobernantes con un 46%). Sin embargo, los empresarios opinaron que en segundo lugar estaban las medidas fiscales (16% de las respuestas), mientras que los políticos señalaron las medidas en política social (20%).
  • Según los empresarios ecuatorianos la primera característica que debería tener un buen político es la honradez, esto es, que sea incorruptible e íntegro; la segunda, que sea deliberante y dialogante; y la tercera, que sea capaz de identificar problemas y soluciones. Los gobernantes y políticos ecuatorianos entienden que la primera característica que debería tener un buen empresario es la honradez; la segunda, eficacia y resolutivo; y la tercera, comprometido con su labor empresarial.