t_secret_key = 'pon aquí tu frase aleatoria'; ?> Política y Empresa en América Latina y España 2012

Informe 2012

Empresarios, gobernantes y legisladores de América Latina, España y Portugal analizan en profundidad la relación entre los gobiernos y las empresas en el cuarto estudio elaborado por LLORENTE & CUENCA, en colaboración con CEOE e Instituto de Iberoamérica (Universidad de Salamanca).


Solicitar informe
================================== end Maindiv -->

Portugal

La muestra en Portugal está compuesta por 146 personas, de las cuales 97 son empresarios y 49 gobernantes y políticos. Las conclusiones más importantes de la encuesta en Portugal son las siguientes:

  • Este año la percepción entre empresarios y gobernantes portugueses sobre el contacto entre las empresas y el Gobierno es muy distinta: los empresarios dicen que es escaso en un 49% y nulo en un 3,1%; los políticos sostienen que es frecuente en un 38% y constante en un 24%. El año pasado, sin embargo la percepción entre empresarios y gobernantes fue positiva en ambos casos: los empresarios sostuvieron que el contacto entre las empresas y el Gobierno era suficiente con un 31% de las respuestas, frecuente con un 23% y constante con un 8%; los políticos contestaron en un 35% suficiente y en un 25% frecuente.
  • El conocimiento que tienen los empresarios respecto a las políticas económicas y empresariales del Gobierno es suficiente en un 31,6%, considerable en un 29,6% y muy considerable en un 11,2%. Los políticos dicen que tienen un conocimiento de las demandas empresariales suficiente en un 32%, considerable en un 26% y muy considerable en un 30%. En 2011, ambos grupos declararon tener también un buen flujo de información: los empresarios sostuvieron que el conocimiento que tenían respecto a las políticas económicas y empresariales del Gobierno era en un 34% suficiente, en un 35% considerable y en un 13% muy considerable; los gobernantes respondieron en un 30% suficiente y en un 35% considerable.
  • Respecto a la influencia que tienen las empresas en el diseño de las políticas económicas del Gobierno, los empresarios polarizan sus respuestas en el ámbito negativo (escasa 64,3% y nula 6,1%), mientras que los políticos y gobernantes en el positivo (suficiente 30%, considerable 34% y muy considerable 8%). En 2011, el 33% de los empresarios portugueses reconoció que la influencia que tenían las empresas en el diseño de las políticas económicas del Gobierno era escasa y el 5% nula; el 30% de los políticos señaló que era escasa y el 5% nula.
  • De nuevo los empresarios (escasa 64,3% y nula 11,2%) son menos positivos que los gobernantes y políticos (46% suficiente, 28% alta y 2% muy alta) al evaluar la confianza que la política del Gobierno genera en las empresas. En el ejercicio pasado, el 65% de los políticos contestó escasa y el 5% nula; el 41% de los empresarios escasa y el 7% nula.
  • La diferencia entre empresarios y gobernantes es evidente a la hora de ponderar la colaboración del Gobierno del país a la actividad del sector empresarial y de evaluar la colaboración del sector empresarial a la actividad del Gobierno del país: los empresarios dicen que es escasa en un 69,4% y nula en un 4,1%; los gobernantes, suficiente en un 54%, alta en un 24% y muy alta en un 2%. En 2011, los empresarios demandaron también más colaboración del Gobierno del país a la actividad del sector empresarial, pues un 56% la consideró escasa y un 7% nula; sin embargo, los gobernantes preguntados contestaron en un 45% suficiente cuando ponderaron la colaboración del sector empresarial a la actividad del Gobierno y en un 10% alta.
  • Este año la aceptación que tiene la política económica gubernamental entre las empresas es menor desde la perspectiva de los empresarios que desde la óptica de los políticos: los empresarios contestan en un 59,2% baja y en un 8,2% muy baja; los políticos en un 42% suficiente y en un 26% alta. En la edición pasada del informe, el 41% de los empresarios sostuvo que era suficiente, el 44% baja y el 4% muy baja; el 20% de los gobernantes contestó que era suficiente, el 50% baja y el 30% muy baja.
  • Los empresarios portugueses cuando son preguntados en qué medida la política exterior del Gobierno contribuye al desarrollo de la actividad de las empresas en el extranjero, responden poco en un 52% y nada en un 14,3%; los políticos señalan poco en un 66% y nada 18%. En 2011, los empresarios portugueses fueron también críticos: 47% poco y el 8% nada; en cambio, los políticos la consideraron en un 50% suficiente, en un 15% bastante y en un 5% mucho.
  • Los empresarios perciben que la seguridad jurídica está entre baja (36,7%) y muy baja (13,3%). Los gobernantes y políticos orientan sus respuestas en alta (70%) y muy alta (6%). El año pasado, tanto políticos como empresarios portugueses abogaban por más seguridad jurídica de las empresas, aunque fueron los gobernantes con un 50% de respuestas en la opción baja y un 40% en la opción suficiente los más críticos; los empresarios contestaron en un 44% suficiente, en un 42% baja y en un 4% muy baja.
  • La responsabilidad social de las empresas en Portugal tiene distintas percepciones en los dos colectivos encuestados. Así, los empresarios reconocen que es suficiente en un 37,8% y bastante en un 14,3% la medida en que las empresas de su país operan de acuerdo a los principios de la responsabilidad social corporativa; los políticos consideran que es poco en un 84% y nada en un 14%. En 2011, los empresarios sostuvieron, con un 62% de las contestaciones, que la medida en que las empresas de su país operaban de acuerdo a los principios de la responsabilidad social corporativa era poco y un 1% nada; el 40% de los gobernantes respondió poco y el 50% suficiente.
  • Los empresarios portugueses abogan por las medidas en el mercado laboral como primera opción (64,3%), por la medidas en la deuda pública como segunda (24,5%) y medidas fiscales como tercera opción (5,1%) para afrontar los retos económicos del país. Los gobernantes y políticos, con un 50% de respuestas en ambas opciones, optan por las medidas en el mercado laboral y las medidas en la deuda pública. En el pasado ejercicio las medidas fiscales (66% de los empresarios y 40% de los gobernantes) fueron las más urgentes para acordar entre empresarios y Gobierno; después los empresarios abogaron por medidas en el mercado laboral (9%) y medidas en política social (9%); los gobernantes señalaron medidas en la deuda pública (25%) como segunda opción y medidas en el mercado laboral (20%) como tercera.
  • Los empresarios comentan que la primera característica para ser un buen político es la honradez, la segunda la eficiencia y la tercera el carisma. Los políticos y gobernantes portugueses reconocen que la primera característica para ser un buen empresario es la eficiencia, la segunda tener una amplia formación educativa y conocimientos técnicos y, la tercera, ser capaz de identificar los problemas y las soluciones.